CONÉCTATE CON NOSOTROS

Destacadas

Un apunte sobre el verdadero Iron Man: US6 mil millones, la ayuda que mata ¿y el fin del hambre? – Opinión de Pastor Alonso Jaramillo

Por Pastor Alonso Jaramillo Robles (Especial para Revista Zetta).- Cartagena de Indias, 2 de noviembre de 2021.- De pronto muchos no saben que Elon Musk, el sudafricano detrás del éxito de Tesla, Spacex, Solarcity, Hyperloop, Boring Company y PayPal, es el hombre que inspiró la caracterización cinematográfica de Iron Man realizada extraordinariamente por Robert Downey Jr. Bueno ese mismo tipo ha protagonizado dos noticias globales la semana pasada: la primera es que su patrimonio alcanzó los 311 mil millones de dólares, siendo considerado ya la persona más rica de la historia; la segunda es que el director del Programa Mundial de Alimentos, David Beasley, ha afirmado que el 2 por ciento de la fortuna de Musk acabaría con el hambre en el mundo a lo que casi de inmediato el CEO de SpaceX respondió que si el director del PMA le explicaba como funcionaba esa estrategia con 6 mil millones de dólares y con contabilidad abierta al escrutinio de todos, él vendería acciones de Tesla para aportar esa suma. El director del PMA no le ha respondido y yo creo que no lo hará porque tal cosa no es posible y solo es como se dice en la calle un pajazo mental. 

Muchas personas movidas por sus prejuicios, ascos morales, envidia, resentimiento, mas que en evidencia sólida, critican y le dan palo a los ricos y solo piensan en que el rápido camino al fin de la pobreza es acabar con cuanta persona tenga un patrimonio mayor que el de ellos y por eso lo mejor es que no haya personas con fortunas materiales. Hay que decir que eso nunca ha funcionado y está lejos de funcionar, primero que todo. De hecho, se puede con impuestos directos reducir desigualdades y crear sociedades con prosperidad común, pero no ha sido eliminando el patrimonio de los que más tienen basándose en un credo del rencor como se ha promovido la prosperidad generalizada. De hecho, Elon Musk es partidario de que le cobren más impuestos al igual que Jeff Bezos y Mark Zuckerberg que además hay que decir, ellos se han mostrado partidarios de la pertinencia de la renta básica como solución a la menesterosidad social.

Ahora bien ¿la riqueza de tipos como Elon Musk puede acabar con el hambre y la pobreza extrema en el mundo? Yo digo que no. En Venezuela se gastaron recientemente 500 mil millones de dólares durante las dos décadas pasadas en la bonanza mas grande que haya tenido pueblo alguno en 200 años de vida independiente en Latinoamérica y hoy hay muchísima mas hambre y miseria que en los 90s del siglo XX. No solo eso; mucha gente cree que por ejemplo los 311 mil millones de dólares en los que se estima la fortuna actual de Elon Musk son pilas de billetes que están una sobre otra y que él tiene en cuentas bancarias o en una piscina como en la que tenía rico Mac Pato su dinero lo cual es una total tontería ya que ese patrimonio está representado en acciones, instalaciones fabriles o administrativas de las que es socio, patentes, propiedades personales, dinero, etc., cosas estas que hay que decir producen ingresos altos a otras personas como son los trabajadores de las empresas que mencioné al comienzo del artículo o de empresas que son proveedoras de estas. Entonces, pensar que el patrimonio de Elon Musk puede curar el hambre y la pobreza en el mundo es una estupidez, pero, no solo eso. Voy a cargar contra toda esa idea que se ha construido de que los activistas del desarrollo, ONG y Fundaciones de toda laya sacan con proyectos de ayuda a la gente más necesitada de la pobreza. Falso. Un pajazo mental mayúsculo. Dambisa Moyo, economista africana nacida en Zambia, viene evidenciando desde la publicación de su libro “LA AYUDA QUE MATA” que la ayuda al desarrollo lo que está logrando es enterrar mas en el fango de la miseria a millones de africanos que cada día son mas pobres a pesar de que esa ayuda en África Subsahariana suma anualmente alrededor de 60 mil millones de dólares. Los africanos no son menos pobres, ni mas productivos, ni tienen empleos formales en fábricas o comercios, ni crean empresas agrícolas o de otro tipo por el simple hecho de que esa ayuda llegue; de hecho toda esa ayuda solo ha creado un estancamiento y letargo en la población y las instituciones de muchos países africanos y los que realmente sacan provecho de esto son algunos funcionarios públicos y los miembros de Fundaciones u ONG que hacen dinero yendo allá a darle fresco a la lengua tirando una línea trasnochada y a hacerse fotos para las redes sociales con niños y mujeres en estado de desnutrición y mas nada, porque del resto como lo mostrado Dambisa Moyo, a nadie han sacado de la pobreza con esas estrategias de ayuda que lo que producen es honorarios para unos idealistas. Lo mismo que pasa en África subsahariana se puede observar en Centroamérica donde los dineros de las agencias de cooperación al desarrollo no han logrado sacar a nadie de la pobreza y los que si se han enriquecido con esos recursos son un puñado de ONG que siempre son las mismas. Igual cosa ha pasado en Afganistán.   

pastedGraphic.png

Singapur, Vietnam y China no han necesitado ayuda para el desarrollo para lograr los más espectaculares y rápidos éxitos que la humanidad haya visto en la lucha y derrota de la pobreza y el hambre de sus poblaciones, ejemplo este que admirablemente han empezado a seguir satisfactoriamente en África, Etiopía, Botswana y Ruanda por lo que es claro que el asunto no es que se instale un credo de la envidia que confisque a los que mas tienen y reparta, sino que el Estado guíe una industrialización diversificada donde se aproveche socialmente al máximo el talento fabril y comercial de algunos para lograr la prosperidad común, lo que a nivel ya local también vale para nuestra ciudad donde hay tanto canto de sirena y pajazos mentales con la solución al hambre y la pobreza que parece que algunos la quieren erradicar a punta de selfies en eventos de emprendimiento del PES y la Secretaría de Participación que nunca han sacado ni van a sacar a nadie la pobreza. La ideología, las ONG y demás gente metedora de mono y habladora de paja son enemigos del crecimiento, del desarrollo y de la erradicación del hambre y la pobreza. 

pastedGraphic_1.pngpastedGraphic_2.png

Habrá que esperar qué dice el director del PMA, pero yo no creo de antemano en esa respuesta.